6/5/08

El día en que decidí empezar...

El día en que decidí empezar a preparar los exámenes el curso pasado, ya fue demasiado tarde. Quiero decir, mi expediente podía haber sido mucho más alto. Pero, como somos animales de costumbres, nos resistimos a cambiar lo que, al fin y al cabo, no nos ha dado tan mal resultado.
Hice hace tiempo una recopilación personal de las fases del examen, y me ha parecido oportuno publicarlo, ahora que las temidas pruebas sobrevuelan nuestras cabezas cual buitres hambrientos, esperando nuestra muerte (muerte académica, se entiende).

FASE 1: Nerviosismo

Empiezas a estudiar, normalmente una semana (o menos) antes del examen. Te encuentras con pocos apuntes: siempre hay pocos apuntes, aunque hayas ido a todas las clases. Empiezas a recopilar apuntes de muchos sitios: compañeros, copistería… y de repente te encuentras en la situación contraria, demasiados apuntes para tan poco tiempo. Sientes nerviosismo porque no te va a dar tiempo a estudiarlo todo.

FASE 2: Resignación

No te va a dar tiempo a estudiarlo todo, así que empiezas a dejar temas sin estudiar. Piensas cosas como “esto no va a entrar” o “me estudiaré sólo lo básico”. Te planteas la posibilidad de dejar la asignatura para septiembre (hecho que sucede a menudo).

FASE 3: Histerismo

Esta fase suele darse la noche anterior al examen y dura hasta pocos minutos antes del mismo. Se escuchan risas histéricas entre los compañeros, chistes sin gracia y expresiones referentes al futuro parecido de los traseros de los alumnos con la bandera nipona, a fornicaciones forzosas o a la falta de lubricantes en momentos de necesidad. Esta fase dura hasta entrar en el aula del examen.

FASE 4: Movimientos nerviosos

Una vez pasas al aula, te sientas y comienzas a mirar nervioso a tu alrededor. Buscas a la gente que suele sacar buenas notas, pero está sentada muy lejos. Se da una curiosa relación inversa: cuanto peor llevas el examen, más tonta es la gente que te toca sentada a tu lado. E, igualmente, cuanto más gente inteligente te toca al lado, más difícil es copiar, o más profesores hay vigilando. Empiezan a repartir el examen...

FASE 5: La cruda realidad

El examen llega por fin a ti. Muy bien, no sabes la primera pregunta; y la segunda fue de uno de los temas que el día anterior dejaste sin estudiar. Perfecto. Si es un examen de desarrollo, comienzas con las preguntas que piensas que sabes mejor, que suelen ser las que al final tienes mal. Empiezas a frustrarte cuando ves que con lo que sabes casi seguro sólo has rellenado una carilla de un folio. Otra relación inversa: las preguntas que mejor sabes son las que tienen menos puntuación. Siempre. Si el examen es tipo test, empiezas contestando las preguntas que crees que sabes. Cuando ves que el número de preguntas acertadas no llega ni de lejos a la mitad, empiezas a agobiarte. Y cuando piensas que por cada pregunta que tengas mal te van a quitar una correcta, empiezas a plantearte cambiar de carrera. En serio.

FASE 6: Imaginación

Si estás en un examen de desarrollo, coges las preguntas que no sabes y empiezas a contestarlas de la forma menos grotesca posible. Intentas recopilar todos los datos que sabes acerca de lo que crees que están preguntando (que casi nunca coincide con la realidad) y ahí le sueltas tu rollo, en el que repites las cosas muchísimas veces pero con distintas palabras. Si es un examen tipo test, eliges: o no arriesgarte y sacar un 5 pelado con suerte, o arriesgarte y probablemente suspender. Difícil decisión.

FASE 7: Aceptación

Una vez que sabes que tendrás una nota mediocre (eso si consigues aprobar) ya no aguantas más. Lo dejas por imposible y te levantas del examen. El profesor suele mirarte con gesto sarcástico.

FASE 8: Insultos

Cuando te encuentras con tus compañeros en el pasillo, empiezas a criticar con todos los insultos que sabes del diccionario al profesor que te ha puesto ese jodido examen, que si las preguntas eran de lo peorcito, que si no habíais dado esto o aquello… Siempre sale el típico listo que te dice que lo habéis dado todo en clase y que el examen estaba tiradísimo. Te dan ganas de defecar sobre las tumbas de sus familiares.

FASE 9: Pesimismo

Comparas tus respuestas con las de los demás y no coinciden. Tus compañeros se maravillan de la facilidad del examen y de lo bien que les ha salido, y tú, más jodido que nunca. Otros dicen que les ha salido fatal, pero normalmente son los que pelean luego por las matrículas de honor, inexplicablemente.

FASE 10: Propósito de enmienda

Te prometes una y otra vez que nunca más te pasará lo mismo, que estudiarás un examen desde el primer día, que conseguirás apuntes buenos, que serás el máximo exponente de la asignatura, que los profesores te pondrán de ejemplo en años venideros como alumno estrella. Sales de los pasillos del examen, y, sabiendo que tienes otro dentro de escasos días, te vas a tomar una cerveza, y piensas… “ya estudiaré mañana, que hoy el descanso me lo merezco”. Qué iluso.

12 comentarios:

Elessar dijo...

¡Verdades como puños!

Felicidades

franvi dijo...

me encanta la fase 8... yo siempre me cago en los muertos de su padre pisoteaos... tanto de profesores como de compañeros plastas.

Javier Caballero García dijo...

Muy bueno...jejeje

J dijo...

"Otros dicen que les ha salido fatal, pero normalmente son los que pelean luego por las matrículas de honor, inexplicablemente"
y ademas de verdad!!! es que odio esa actitud, que pretenden? darnos lastima? sentirse integrados?
Muy buen post x)

Norberto dijo...

Lo de estudiar una semana antes del examen es casi inevitable, lo que si he conseguido con el tiempo es nunca NUNCA comparar las respuestas del examen cuando sales del mismo... este TERMINANTEMENTE prohibido hablar del examen una vez entregado... (eso no quita que despues te vayas como un loco a mirar los apuntes en casa y arrancarte unos cuantos pelos de la cabeza cuando ves que no coinciden las respuestas, pero, bueno, de eso no se va a enterar nadie...)

dra_sosa dijo...

Ay... aparte de verdades cm puños... veo mi vida académica fielmente reflejada...dsd q entré en 1º mi vida es pura agonía mierdosa...y el "uy... por pokito..." en fin...


q ya nos keda menossss!! ánimo y saludos dsd los pasillos de nuestra amada mierdacultad (facultad+mierda, x eso de las instalaciones y d+...)

doctorfarandula dijo...

DIOR mioooooooo pq es tan real???

Mi fase favorita es la de la imaginacion!!! que me gusta echarle una poca vergüenza a un examen... inventarme cosas... he llegao a inventarme nombres de enzimas siendo consciente de que me lo estaba inventando por si sonaba la faluta... Yo creo que tiene que haber por ahi profesores que deben pensar... por favor el individuo este que no se dedique nunca jamas ala medesina que tiene mu pokisisma verwensa!

Azakita dijo...

y la fase del repaso que? Si esa es la mejor!!! Terminas de hacer el examen, dispuesto a salir de esa sala de torturas, pero te das cuenta de que todos tus compañeros siguen escribiendo como posesos!! y entonces te dices: "No puedo salir el primero" Asi que te pones a repasar,y es lo peor que podias hacer. Porque empiezas a cuestionarte todo lo que has escrito. Todo te parece equivicado."Menos mal que he repasado" piensas, y cambias las respuestas. Y luego en la revision te das cuenta que la primera opcion fue la correcta. "Me cago en el repaso!!!"

Dosstor Episio dijo...

Cuánta verdad en tan poco espacio!

Dani dijo...

pues si.. la verdad en todo... luego quedan los resultados y tambien tener en cuenta q solemos ser mas pesimistas de optimistas y que luego todos aprobamos o casi todos

Anónimo dijo...

sois unos pardillos.... os odio...os odio a muerte, siempre

Anónimo dijo...

es koña